La prensa alemana ha considerado un fracaso de Guardiola la tercera eliminación de la Champions del Bayern Múnich. The Mirror inglés, también. Criticar al ex entrenador del Barça es normal en el mundo del fútbol y lógico después de caer ante el Atlético de Madrid, el FC Barcelona y el Madriden las tres últimas semifinales de Champions. Lo que no resulta tan habitual es elogiarlo después de ser expulsado de Europa y mostrar agresividad con quien lo cuestiona.

Si alguien critica a Guardiola dicen que es un francotirador que busca su destrucción. Los más fans se remontan rápidamente a la historia de lo que ha hecho (que no está en cuestión) o a descalificar a quien lo critica. Los críticos se sienten presionados y en el deber de recordar todo lo que hecho Pep antes de emitir un juicio concreto sobre algún error. Los partidarios consideran que sufre una persecución y que debería estar por encima de cualquier crítica con todo lo que ha hecho. Y ha hecho mucho. Pero nadie está recordando cada vez la historia cuando Piqué o Iniesta son criticados. Y también han hecho mucho. O hasta el propioMessi. Que ha hecho mucho más.

Guardiola no ha triunfado en el Bayern plenamente. No ha sido capaz de plantarse en una final de Champions. Eso es así. Fichó por los alemanes antes de que Heynckes lograra el triplete y eso le ha perseguido desde el primer día. Fichó aThiago como la promesa de los próximos años y en el partido más importante de su etapa alemana no jugó ni un segundo, ni se lo va a llevar al City. Nada de eso hace que Pep deje de ser un extraordinario entrenador. Pero con Messi y con Xavi y con Iniesta fue mejor. Sin ellos el Bayern ha jugado bien, pero ha sido incapaz de hacer historia. Ha ganado la Bundesliga, que está hoy por debajo del campeonato español y de la Premier. Y no pasa nada. No debería pasar nada. Pero ni francotiradores ni historias.